Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

miércoles, 9 de enero de 2013

Santuario Cenáculo de Bellavista,en la Epifanía del Señor









"Pero también hay una santa inquietud, la que se manifiesta en el creciente anhelo de entablar amistad con el Dios envuelto en pañales. Un deseo que ha estado igualmente presente en la historia desde aquella hora en Belén: la descubrimos en el corazón de María Santísima y el pecho de san José; la encontramos entre los pastores que, movidos por ella, abandonaron su campo de pastoreo para dirigirse al establo, Y son esas mismas ansias de Dios las que traen los tres  Magos desde Oriente hasta aquel humilde pesebre".
P.José Kentenich Homilia 25 de diciembre 1963

RITO DE ENTRADA





Del catecismo de la Iglesia Católica
1348 Todos se reúnen. Los cristianos acuden a un mismo lugar para la asamblea eucarística. A su cabeza está Cristo mismo que es el actor principal de la Eucaristía. Él es sumo sacerdote de la Nueva Alianza. Él mismo es quien preside invisiblemente toda celebración eucarística. Como representante suyo, el obispo o el presbítero (actuando in persona Christi capitis) preside la asamblea, toma la palabra después de las lecturas, recibe las ofrendas y dice la plegaria eucarística.Todos tienen parte activa en la celebración, cada uno a su manera: los lectores, los que presentan las ofrendas, los que dan la comunión, y el pueblo entero cuyo "Amén" manifiesta su participación.

Oración Colecta



LITURGIA DE LA PALABRA




EVANGELIO



Evangelio según San Mateo 2,1-12. 


Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén 
y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo". 
Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. 
Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. 
"En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel". 
Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: "Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje". 
Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño.
Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, 
y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. 
Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino. 

HOMILÍA





LITURGIA EUCARÍSTICA

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

1350 La presentación de las ofrendas (el ofertorio): entonces se lleva al altar, a veces en procesión, el pan y el vino que serán ofrecidos por el sacerdote en nombre de Cristo en el sacrificio eucarístico en el que se convertirán en su Cuerpo y en su Sangre. Es la acción misma de Cristo en la última Cena, "tomando pan y una copa". "Sólo la Iglesia presenta esta oblación, pura, al Creador, ofreciéndole con acción de gracias lo que proviene de su creación" (San Ireneo de Lyon, Adversus haereses 4, 18, 4; cf. Ml 1,11). La presentación de las ofrendas en el altar hace suyo el gesto de Melquisedec y pone los dones del Creador en las manos de Cristo. Él es quien, en su sacrificio, lleva a la perfección todos los intentos humanos de ofrecer sacrificios. (Del Catecismo de la Iglesia Católica)










ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 




PLEGARIA EUCARISTICA


PREFACIO DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR
Cristo, luz de los pueblos



V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu

V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno. Porque [hoy] has revelado en Cristo,
para luz de los pueblos, el verdadero misterio de nuestra salvación; pues al manifestarse Cristo en nuestra carne mortal nos hiciste partícipes de la gloria de su inmortalidad.
Por eso,con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo...


 EPICLESIS del griego: Epi = sobre, Kaleo = llamar


1353 En la epíclesis, la Iglesia pide al Padre que envíe su Espíritu Santo (o el poder de su bendición (cf Plegaria Eucarística I o Canon romano, 90; Misal Romano) sobre el pan y el vino, para que se conviertan por su poder, en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, y que quienes toman parte en la Eucaristía sean un solo cuerpo y un solo espíritu. (Del catecismo de la Iglesia Católica)

NARRACIÓN DE LA INSTITUCIÓN Y CONSAGRACIÓN

1353 En el relato de la institución, la fuerza de las palabras y de la acción de Cristo y el poder del Espíritu Santo hacen  sacramentalmente presentes bajo las especies de pan y de vino su Cuerpo y su Sangre, su sacrificio  ofrecido en la cruz de una vez para siempre. (Del catecismo de la Iglesia Católica)








1354 En la anámnesis que sigue, la Iglesia hace memoria de la pasión, de la resurrección y del retorno glorioso de Cristo Jesús; presenta al Padre la ofrenda de su Hijo que nos reconcilia con Él.




En las intercesiones, la Iglesia expresa que la Eucaristía se celebra en comunión con toda la Iglesia del cielo y de la tierra, de los vivos y de los difuntos, y en comunión con los pastores de la Iglesia, el Papa, el obispo de la diócesis, su presbiterio y sus diáconos y todos los obispos del mundo entero con sus Iglesias.(Del catecismo de la Iglesia Católica)


DOXOLOGÍA



RITO DE COMUNIÓN 

COMUNIÓN




1355 En la comunión, precedida por la oración del Señor y de la fracción del pan, los fieles reciben "el pan del cielo" y "el cáliz de la salvación", el Cuerpo y la Sangre de Cristo que se entregó "para la vida del mundo" (Jn 6,51):
Porque este pan y este vino han sido, según la expresión antigua "eucaristizados" /cf. San Justino, Apologia, 1, 65), "llamamos a este alimento Eucaristía y nadie puede tomar parte en él si no cree en la verdad de lo que se enseña entre nosotros, si no ha recibido el baño para el perdón de los pecados y el nuevo nacimiento, y si no vive según los preceptos de Cristo" (San Justino, Apologia, 1, 66: CA 1, 180 [PG 6, 428]). ( Del Catecismo de la Iglesia Católica)




 ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN




RITO DE CONCLUSIÓN
BENDICIÓN SOLEMNE




"Después de la comunión quedar fieles a la gran transformación que se ha apoderado de nosotros. Vivir nuestro día como Cristo, ser Cristo para nosotros y para los demás. ¡Eso es comulgar!"
(San Alberto Hurtado Cruchaga)







Angelus Domini   y Consagración







AÑO DE LA CORRIENTE MISIONERA


Tu Alianza, nuestra misión: este lema preside el tiempo de gracias del jubileo y especialmente el Año de la corriente misionera. María educa misioneros en su familia de misioneros. Desde su peregrinación misionera a su prima Isabel, ella sigue peregrinando y misionando y nos muestra cómo hemos de actuar misioneramente: con la actitud de peregrinos y en la fuerza del Espíritu Santo. Su peregrinación a Isabel estuvo marcada por el servicio y llenó a Isabel del Espíritu Santo. Como su Familia peregrina y misionera, nosotros nos sentimos llamados a peregrinar hoy hasta Isabel, como Iglesia peregrina que trae la Noticia encarnada y hecha servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario