Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

miércoles, 19 de junio de 2013

Santuario Cenáculo de Bellavista. Undécimo Domingo del tiempo ordinario. Domingo 16 de junio










En la tentación danos fuerza
para que no flaquee el alma;
protéjenos de toda ocasión
que con extrema violencia nos impulsa al pecado.

Con filial sentimiento
odiamos como Tú el pecado;
mas somos débiles y pobres,
¡líbranos de la vergüenza del pecado!
(Hacia el Padre. P José Kentenich)



RITOS INICIALES


 COMENTADOR O GUÍA DE LA MISA


ENTRADA










ORACIÓN COLECTA




LITURGIA DE LA PALABRA
PRIMERA LECTURA



SALMO RESPONSORIAL



SEGUNDA LECTURA



EVANGELIO 




Del santo Evangelio según san Lucas: 7, 36-8, 3

En aquel tiempo, un fariseo invitó a Jesús a comer con él. Jesús fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa. Una mujer de mala vida en aquella ciudad, cuando supo que Jesús iba a comer ese día en casa del fariseo, tomó consigo un frasco de alabastro con perfume, fue y se puso detrás de Jesús, y comenzó a llorar, y con sus lágrimas le bañaba los pies, los enjugó con su cabellera, los besó y los ungió con el perfume.

Viendo esto, el fariseo que lo había invitado comenzó a pensar: "Si este hombre fuera profeta, sabría qué clase de mujer es la que lo está tocando; sabría que es una pecadora".

Entonces Jesús le dijo: "Simón, tengo algo que decirte". El fariseo contestó: "Dímelo, Maestro". Él le dijo: "Dos hombres le debían dinero a un prestamista. Uno le debía quinientos denarios y el otro, cincuenta. Como no tenían con qué pagarle, les perdonó la deuda a los dos. ¿Cuál de ellos lo amará más?". Simón le respondió: "Supongo que aquel a quien le perdonó más".

Entonces Jesús le dijo: "Has juzgado bien". Luego, señalando a la mujer, dijo a Simón: "¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y tú no me ofreciste agua para los pies, mientras que ella me los ha bañado con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de saludo; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besar mis pies. Tú no ungiste con aceite mi cabeza; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por lo cual, yo te digo: sus pecados, que son muchos, le han quedado perdonados, porque ha amado mucho. En cambio, al que poco se le perdona, poco ama". Luego le dijo a la mujer: "Tus pecados te han quedado perdonados".

Los invitados empezaron a preguntarse a sí mismos: "¿Quién es éste, que hasta los pecados perdona?". Jesús le dijo a la mujer: "Tu fe te ha salvado; vete en paz".

Después de esto, Jesús comenzó a recorrer ciudades y poblados predicando la buena nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido libradas de espíritus malignos y curadas de varias enfermedades. Entre ellas iban María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, el administrador de Herodes; Susana y otras muchas, que los ayudaban con sus propios bienes.











HOMILÍA







LITURGIA EUCARÍSTICA
PREPARACIÓN DE LOS DONES















ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS




PLEGARIA EUCARÍSTICA
EPÍCLESIS


NARRACIÓN DE LA INSTITUCIÓN Y CONSAGRACIÓN




















ANÁMNESIS-OBLACIÓN-INTERCESIONES







DOXOLOGÍA FINAL




RITO DE COMUNIÓN
COMUNIÓN













ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN






RITO DE CONCLUSIÓN
AVISOS




SALUDO Y BENDICIÓN Y BENDICIÓN DEL SACERDOTE






REZO DEL ANGELUS DOMINI Y CONSAGRACIÓN A LA MATER








Año de la corriente misionera  2012-2014

RUMBO AL CENTENARIO DEL MOVIMIENTO DE SCHOENSTATT














Tu Alianza, nuestra misión: este lema preside el tiempo de gracias del jubileo y especialmente el Año de la corriente misionera. María educa misioneros en su familia de misioneros. Desde su peregrinación misionera a su prima Isabel, Ella sigue peregrinando y misionando y nos muestra cómo hemos de actuar misioneramente: con la actitud de peregrinos y en la fuerza del Espíritu Santo. Su peregrinación a Isabel estuvo marcada por el servicio y llenó a Isabel del Espíritu Santo. Como su Familia peregrina y misionera, nosotros nos sentimos llamados a peregrinar hoy hasta Isabel, como Iglesia peregrina que trae la Noticia encarnada y hecha servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario