Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

jueves, 29 de agosto de 2013

Santuario Cenáculo de Bellavista. 21 del tiempo ordinario.25 de agosto


Padre, por la expiación de su sangre preciosa, 
Jesús nos reconcilie
con tu corazón entristecido
por cuanto hicimos  sin el debido amor.

Considera a María como Abogada nuestra 
y escucha su petición de madre;
Recibe con benignidad de sus méritos

y míranos paternalmente.
(Hacia el Padre.Siervo de Dios P. José Kentenich)





Mi vida, Madrecita, tiene que desarrollarse centrada en torno a la santa Comunión y al Tabernáculo. Por eso, en este momento, en el silencio de nuestra capilla, más que tomar notas quiero dejarlo hablar a Él, escondido en el Sagrario.

(Diario IV-64.22.9.57 Siervo de Dios Mario Hiriart Pulido)







¿Soy pequeño como gota de agua? Piérdame en el cáliz... deme y seré transubstanciado. Una gota de agua entre tantos problemas... Seré mucho si consiento en perderme en Cristo, ¡¡en abandonarme en Él!!, en ser Él. “Vivo yo; ya no yo; vive en mí Cristo” (cf. Gal 2,20).

¡Ser Cristo! He aquí todo mi problema. La razón de ser de la creación. Todo el mundo ha sido creado para la gloria del Hijo de Dios, y yo me uno al Hijo de Dios por mi bautismo, que me hace a mí también Hijo de Dios, y me vinculo más y más íntimamente cada vez que comulgo. Por la Eucaristía puedo yo decir con toda verdad: ¡Cristo vive en mí, yo en Él! No ser sino uno. Toda la razón de ser de mi vida, todo el sentido de mi existencia, lo descubro y lo recuerdo cada vez que asisto a la Santa Misa, cada vez que comulgo.

(Libro la búsqueda de Dios San Alberto Hurtado Cruchaga en el mes de su Pascua: 18 de agosto)



Rezo del Rosario antes de la Misa



RITOS INICIALES
ENTRADA






ORACIÓN COLECTA




LITURGIA DE LA PALABRA
PRIMERA LECTURA-SALMO RESPONSORIAL-SEGUNDA LECTURA










LECTURA DEL EVANGELIO




San Lucas 13, 22-30

En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos, mientras se encaminaba a Jerusalén. Alguien le preguntó: "Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?"
Jesús le respondió: "Esfuércense en entrar por la puerta, que es angosta, pues yo les aseguro que muchos tratarán de entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante de la mesa y cierre la puerta, ustedes se quedarán afuera y se pondrán a tocar la puerta, diciendo: ¡Señor, ábrenos!' Pero él les responderá: 'No sé quiénes son ustedes'. Entonces le dirán con insistencia: 'Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas'.
Pero él replicará: 'Yo les aseguro que no sé quiénes son ustedes. Apártense de mí, todos ustedes los que hacen el mal'. Entonces llorarán ustedes y se desesperarán, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes se vean echados fuera.
Vendrán muchos del oriente y del poniente, del norte y del sur, y participarán en el banquete del Reino de Dios. Pues los que ahora son los últimos, serán los primeros; y los que ahora son los primeros, serán los últimos"






HOMILÍA









LITURGIA EUCARÍSTICA
PREPARACIÓN DE LOS DONES








ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS






PLEGARIA EUCARÍSTICA
EPICLESIS



NARRACIÓN DE LA INSTITUCIÓN Y CONSAGRACIÓN








DOXOLOGÍA




COMUNIÓN









ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN










CAMINO AL CENTENARIO DEL MOVIMIENTO DE SCHOENSTATT
AÑO DE LA CORRIENTE MISIONERA
                             2012-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario