Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

jueves, 21 de noviembre de 2013

Santuario Cenáculo de Bellavista. Domingo 33 del tiempo ordinario. 17 de noviembre






Eterno Padre,106
en el altar
nos ofrecemos con El
y te adoramos sin reservas
a ti y a tu omnipotencia.
Dispón de nuestras vidas,

que nos regalaste por amor.
(Siervo de Dios Padre José Kentenich)







Mi vida, Madrecita, tiene que desarrollarse centrada en torno a la santa Comunión y al Tabernáculo. Por eso, en este momento, en el silencio de nuestra capilla, más que tomar notas quiero dejarlo hablar a Él, escondido en el Sagrario.
(Diario IV-64.22.9.57,Siervo de Dios Mario Hiriart)




















Celebramos la Eucaristía con la certeza de que su precio fue la muerte del Hijo, el sacrificio de su vida, que en ella sigue presente. Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos la muerte del Señor hasta que vuelva, dice san Pablo (cf. 1 Co 11, 26). Pero sabemos también que de esta muerte brota la vida, porque Jesús la transformó en un gesto de ofrenda, en un acto de amor, cambiándola así profundamente:  el amor ha vencido a la muerte. En la santa Eucaristía, él, desde la cruz, nos atrae a todos hacia sí (cf. Jn 12, 32) y nos convierte en sarmientos de la vid, que es él mismo. Si permanecemos unidos a él, entonces daremos fruto también nosotros, entonces ya no produciremos el vinagre de la autosuficiencia, del descontento de Dios y de su creación, sino el vino bueno de la alegría en Dios y del amor.

(Papa emérito Benedicto XVI,homilía octubre 2005)


RITOS INICIALES
ENTRADA









ORACIÓN COLECTA



LITURGIA DE LA PALABRA
PRIMERA LECTURA-SALMO REPONSORIAL-SEGUNDA LECTURA









LECTURA DEL EVANGELIO







Santo Evangelio según san Lucas 21, 5-19

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: "Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido".
Entonces le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?" Él les respondió: "Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: 'Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado'. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin".
Luego les dijo: "Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles.
Pero antes de todo esto los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.
Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.
Los traicionarán hasta sus propios padres, hermanos, parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida"





HOMILÍA






ORACIÓN UNIVERSAL




LITURGIA EUCARÍSTICA
PREPARACIONES DE LOS DONES




















PLEGARIA EUCARÍSTICA
EPÍCLESIS







NARRACIÓN DE LA INSTITUCIÓN Y CONSAGRACIÓN










ANÁMNESIS-OBLACIÓN- INTERCESIONES






DOXOLOGÍA


N

RITO DE LA COMUNIÓN
COMUNIÓN
























ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


RITO DE CONCLUSIÓN
SALUDO Y BENDICIÓN DEL SACERDOTE












No hay comentarios:

Publicar un comentario