Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

jueves, 26 de diciembre de 2013

Les anuncio una gran alegría: Hoy nos ha nacido el Salvador, que es Cristo, el Señor.

SANTA MISA DE NOCHEBUENA SANTUARIO CENÁCULO DE BELLAVISTA
24 DE DICIEMBRE 2013



Misa celebrada por el padre Juan Ignacio Pacheco y concelebrada por los padres Raul Feres, Fernando Adriasola, Ivan Simicic.



En el pobre y pequeño
establo De belén,
das a luz para todos nosotros
al Señor del mundo.
Tal como muestras al Niño a pastores y reyes
Y te inclinas ante El adorándole y sirviéndolo,
así queremos con amor
Ser siempre tus instrumentos
y llevarlo a la profundidad del corazón humano.
(Hacia el Padre nro 345.Siervo de Dios Padre José Kentenich)


































CANTO DEL GLORIA






LITURGIA DE LA PALABRA








EVANGELIO REPRESENTADO







 EVANGELIARIO 




Del santo Evangelio según san Lucas: 2, 1-14

Por aquellos días, se promulgó un edicto de César Augusto, que ordenaba un censo de todo el imperio. Este primer censo se hizo cuando Quirino era gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno en su propia ciudad; así es que también José, perteneciente a la casa y familia de David, se dirigió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, llamada Belén, para empadronarse, juntamente con Maria, su esposa, que estaba encinta.

Mientras estaban ahí, le llegó a Maria el tiempo de dar a luz y tuvo a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no hubo lugar para ellos en la posada.
En aquella región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, vigilando por turno sus rebaños. Un ángel del Señor se les apareció y la gloria de Dios los envolvió con su luz y se llenaron de temor. El ángel les dijo: "No teman. Les traigo una buena noticia, que causará gran alegría a todo el pueblo: hoy les ha nacido, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto les servirá de señal: encontrarán al niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre".
De pronto se le unió al ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: "¡Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!" 





















HOMILÍA













LITURGIA EUCARÍSTICA












































RUMBO AL CENTENARIO DEL MOVIMIENTO DE SCHOENSTATT

No hay comentarios:

Publicar un comentario