Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

jueves, 24 de marzo de 2016

Celebración de la Pasión del Señor


VIERNES SANTO DE LA PASIÓN DEL SEÑOR
25 de marzo 2016




1. Según una antigua tradición, la Iglesia, ni hoy ni mañana, celebra los sacramentos excepto, la Reconciliación y la Unción de los enfermos.

2. En este día la comunión se distribuye a los fieles únicamente dentro de la celebración de la Pasión del Señor; únicamente a los enfermos, que no pueden asistir a esta celebración, se les puede llevar la comunión en cualquier momento del día.

3. El altar debe estar totalmente desnudo: sin cruz, sin candelabros y sin manteles.


Celebración de la Pasión del Señor






4. Después del mediodía
alrededor de las tres de la tarde, a no ser que alguna razón pastoral aconseje un
horario más tardío (aunque no más tarde que las 21 horas), se realiza la celebración de la Pasión del Señor, que consta de tres partes: Liturgia de la Palabra, adoración de la Cruz, y sagrada Comunión.

5. La celebración comienza en silencio. Si hay que decir algunas palabras de introducción, debe hacerse antes de la entrada de los ministros. El sacerdote y el o los diáconos, revestidos con los ornamentos rojos
como para la Misa, se dirigen en silencio al altar, hacen reverencia y se postran rostro en tierra o, según las circunstancias, se arrodillan; los fieles también se arrodillan y todos oran en silencio por unos momentos.





6. Después, el sacerdote, con los ministros, se dirige a la sede donde, vuelto hacia el pueblo, con las manos juntas, dice una de las dos oraciones siguientes:
Oración
(No se dice Oremos)
Acuérdate, Señor, de tu gran misericordia
y santifica con tu eterna protección
a esta familia tuya por la que Jesucristo,
realizó el misterio pascual derramando su sangre en la cruz.
Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos.
R. Amén
O bien:
(No se dice Oremos)
Dios y Padre nuestro,
la Pasión de nuestro Señor Jesucristo nos libró de la muerte, transmitida de generación en generación a causa del pecado original.
Te pedimos que nos identifiques con tu Hijo
para que nuestra humanidad revestida de la imagen terrena quede también, por tu acción santificadora, revestida de la imagen celestial.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Primera parte: Liturgia de la Palabra

7. Todos se sientan y se proclama la lectura del
profeta Isaías (52,13-53,12) con el salmo
correspondiente.

8. Sigue la segunda lectura tomada de la carta a los Hebreos (4,14-16; 5,7-9) y el canto antes del
Evangelio.

9. Luego se lee la historia de la Pasión del Señor
según san Juan (18,1-19,42) del mismo modo que el domingo precedente es decir sin cirios ni incienso; se omite el saludo y la signación del libro. La lectura está a cargo de un diácono o, en su defecto, del mismo sacerdote. Sin embargo, es recomendable encomendar a
lectores laicos las distintas partes según indica el Leccionario, reservando al diácono o al sacerdote la parte correspondiente a Cristo.

10. Concluida la lectura de la Pasión, hágase una breve homilía, y terminada ésta los fieles pueden ser invitados a hacer un tiempo de oración en silencio.

Oración Universal
11. La liturgia de la Palabra concluye con la oración universal que se hace de este modo: el diácono o en su ausencia un laico, desde el ambón, dice la invitación que expresa la intención; después todos oran en silencio durante unos momentos y, seguidamente, el
sacerdote, desde la sede o, si parece más oportuno, desde el altar, con las manos extendidas, dice la oración. Los fieles pueden permanecer de rodillas o de pie durante toda la oración.

12. [ Las Conferencias episcopales pueden establecer una aclamación del pueblo antes de la oración del sacerdote o determinar que se conserve la invitación tradicional del diácono: "Nos ponemos de rodillas" -
"nos ponemos de pie", permaneciendo todos de rodillas durante la oración en silencio. ]

13. Ante una grave necesidad pública, el Obispo
diocesano puede permitir o mandar que se añada alguna intención especial.

I. Por la santa Iglesia
Oremos, queridos hermanos, por la santa Iglesia:
que Dios le conceda la paz y la unidad,
la proteja en toda la tierra
y nos permita vivir en calma y serenidad
para glorificarlo como Padre todopoderoso.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las
manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
que en Cristo revelas tu gloria a todos los pueblos,
protege a la Iglesia, obra de tu misericordia,
para que, extendida por todo el mundo,
persevere con fe inquebrantable
en la confesión de tu Nombre.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

II. Por el Papa
Oremos también por nuestro santo Padre, el Papa N.,
llamado por Dios, nuestro Señor, al orden episcopal:
que Él lo asista y proteja en bien de su Iglesia,
para gobernar al pueblo santo de Dios.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
con tu sabiduría ordenas todas las cosas;
escucha nuestra oración y protege con amor al Papa que nos diste,
para que el pueblo cristiano que tú gobiernas
progrese siempre en la fe, guiado por este pastor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

III. Por el pueblo de Dios y sus ministros
Oremos también por nuestro obispo N.,
pastor de la Iglesia diocesana de N.,
y por todos los obispos;
también por los presbíteros y diáconos
que colaboran con ellos en el servicio al pueblo de Dios.
Y encomendemos también a todos los que en la Iglesia se esfuerzan por construir el Reino de Jesús.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
que con tu Espíritu santificas y gobiernas a toda tu Iglesia,
escucha nuestras súplicas y concédenos tu gracia, para que todos, según nuestra particular vocación, podamos servirte con fidelidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén
.
IV. Por los catecúmenos
Oremos también por los catecúmenos;
que Dios nuestro Señor los ilumine interiormente, les abra con amor las puertas de la Iglesia, y así encuentren, en el bautismo,
el perdón de sus pecados y la incorporación plena a Cristo.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno, que fecundas sin cesar a tu Iglesia con nuevos hijos;
acrecienta la fe y la sabiduría de los catecúmenos, para que, renacidos en la fuente bautismal, sean contados entre tus hijos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

V. Por la unidad de los cristianos
Oremos también por todos nuestros hermanos que creen  en Cristo,
aunque no se profesan católicos;
para que Dios, nuestro Señor, reúna y conserve en su única Iglesia
a quienes procuran vivir en la verdad.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
que reúnes a quienes están dispersos
y conservas en la comunión a quienes ya están unidos, mira con bondad el rebaño de tu Hijo,
para que la integridad de la fe y el vínculo de la
caridad congreguen a los que han sido consagrados por el único bautismo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén

VI. Por los judíos
Oremos también por los judíos,
a quienes Dios, nuestro Señor, habló primero,
para que se acreciente en ellos el amor de su Nombre y la fidelidad a su alianza.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
que confiaste tus promesas a Abraham y a su
descendencia, escucha con bondad las súplicas de tu Iglesia, para que el pueblo de la primera Alianza pueda alcanzar la plenitud de la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén

VII. Por quienes no creen en Cristo
Oremos igualmente por quienes no creen en Cristo, aunque profesan alguna religión,
para que iluminados por el Espíritu Santo,
encuentren también ellos el camino de la salvación.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
concede que quienes no creen en Cristo,
viviendo en tu presencia con sinceridad de corazón, encuentren la verdad
y que nosotros, progresando en la caridad fraterna y en el deseo de conocerte mejor
seamos ante el mundo testigos más convincentes de tu amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén

VIII. Por quienes no creen en Dios
Oremos también por quienes no reconocen a Dios, lo niegan o son indiferentes o agnósticos,
para que buscando con sinceridad lo que es recto puedan llegar hasta él.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno:
tú has creado al hombre para que te buscara con ansias y hallara reposo habiéndote encontrado; concede a quienes todavía no te conocen que se alegren al reconocerte como el único Dios verdadero, al experimentar, más allá de las dificultades, los signos de tu amor
y el testimonio de las buenas obras de los creyentes.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén

IX. Por los gobernantes
Oremos también por los gobernantes de todas las naciones, especialmente los de nuestro país, para que Dios, nuestro Señor, según sus designios, los guíe en sus pensamientos y en sus decisiones hacia la paz y libertad de todos los hombres; que trabajen decididamente al servicio de una vida más digna para todos,
una distribución más inteligente de las riquezas, y una justicia transparente y eficaz.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
en tus manos están los corazones de los hombres y los derechos de los pueblos:
asiste con bondad a nuestros gobernantes,
para que, con tu protección, afiancen en toda la
tierra la prosperidad, la libertad religiosa,
y una paz duradera.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén

X. Por los que sufren
Oremos finalmente, hermanos, a Dios Padre
todopoderoso,  para que libre al mundo de toda falsedad, del hambre y de la miseria.
Oremos por los que sufren los horrores de la guerra, de las dictaduras crueles,
de la tortura, de la persecución y de la violencia.
Oremos también por los perseguidos y encarcelados, y por los que son tratados injustamente por los
hombres;
por las víctimas del racismo, por los enfermos, por los moribundos.
Y oremos por las familias
que están atravesando momentos de prueba y
sufrimiento, a causa de la falta de trabajo, del desencuentro, de la separación, de la pobreza, de la inseguridad.
Oración en silencio. Prosigue el sacerdote, con las manos extendidas:
Dios todopoderoso y eterno,
consuelo de los afligidos y fortaleza de los atribulados; escucha el grito de la humanidad sufriente, para que se alegre al experimentar tu misericordia
en medio de sus angustias y necesidades.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén


Segunda parte: Adoración de la santa Cruz



14. Concluida la oración universal, se realiza la
solemne adoración de la Cruz. Procédase en este rito con alguna de las formas siguientes, según la conveniencia pastoral:

Presentación de la santa Cruz
PRIMERA FORMA:
15. La cruz, cubierta con un velo es llevada al altar, acompañada por dos ministros con cirios encendidos. El sacerdote, de pie ante el altar, recibe la cruz y, descubriéndola en la parte superior, la eleva,
invitando a los fieles a adorar la cruz, con las palabras: "Este es el árbol de la Cruz..." ayudado en el canto por los ministros o por el coro. Todos
responden "Vengan y adoremos". Acabada la aclamación todos se arrodillan y adoran en silencio durante unos momentos la cruz que el sacerdote, de pie, mantiene en  alto.
Luego el sacerdote descubre el brazo derecho de la cruz y, elevándola nuevamente, comienza la invitación:
"Este es el árbol de la Cruz...", y se hace como la primera vez.
Finalmente descubre totalmente la cruz y, elevándola, comienza por tercera vez la invitación: "Este es el árbol de la Cruz..." y se  hace todo como la primera vez.
Después, acompañado por dos ministros con cirios encendidos, lleva la cruz hasta la entrada del presbiterio, o a otro lugar apto, y allí la deja o la entrega a los ministros para que la sostengan, después que han dejado los cirios a ambos lados de la cruz.
Inmediatamente se hace la adoración de la Cruz, como indica el n.18, p.

SEGUNDA FORMA:
16. El sacerdote o el diácono, con los ministros, u otro ministro idóneo, se dirige a la puerta de la iglesia donde toma la cruz descubierta. Desde allí se hace la procesión por la iglesia hacia el presbiterio; los ministros llevan cirios encendidos. Cerca de la puerta, en medio del templo y antes de subir al presbiterio, el que lleva la cruz la eleva y dice la invitación: "Este es el árbol de la Cruz..." a la que
todos responden: "Vengan y adoremos". Después de cada respuesta todos se arrodillan y adoran en silencio,
como se ha indicado antes. Luego se coloca la cruz con los candeleros a la entrada del presbiterio.

TERCERA FORMA:
17. Pueden combinarse las dos formas anteriores, de modo que se traiga la cruz procesionalmente como en la segunda forma pero cubierta con un velo; en cada uno
de los sitios donde se detiene la procesión, antes del canto de invitación, se descubre una parte de la cruz(como en la primera forma).

Adoración de la santa Cruz



18. El sacerdote, los ministros y los fieles se
acercan procesionalmente y reverencian la cruz
mediante una genuflexión simple o con algún otro signo adecuado, por ejemplo, besando la cruz, según las costumbres del lugar. Mientras tanto se canta la antífona: "Señor, adoramos tu cruz", los "Improperios"
u otro canto adecuado. Los que ya han adorado la cruz regresan a sus lugares y se sientan.

19. Para la adoración sólo debe exponerse una cruz. Si por la gran cantidad de participantes en la celebración no todos pueden acercarse individualmente, el sacerdote, después que un grupo ha hecho la adoración, toma la cruz y, de pie, ante el altar, invita al pueblo con breves palabras a que adore la cruz. Luego la levanta en alto durante unos momentos y
los fieles la adoran en silencio.



20. Concluida la adoración, la cruz es llevada a su lugar en el altar. Los candeleros con los cirio encendidos se colocan cerca del altar o a los lados de la cruz.

Invitación para mostrar la santa Cruz
V. Este es el árbol de la Cruz,
donde estuvo suspendida
la salvación del mundo
R. Vengan y adoremos.
Cantos para la adoración de la santa Cruz
Las partes que corresponden al primer coro se indican
con el número 1; las que corresponden al segundo, con
el número 2; las partes que deben ser cantadas por
ambos coros se indican con los números 1 y 2.
Señor, adoramos tu Cruz
1 y 2: Antífona
Señor, adoramos tu Cruz,
alabamos y glorificamos tu santa Resurrección.
Porque gracias al árbol de la Cruz
el gozo llegó al mundo entero.
1: Salmo 66,2
El Señor tenga piedad y nos bendiga
haga brillar su rostro sobre nosotros.
1 y 2: Antífona
Señor, adoramos tu Cruz,
alabamos y glorificamos tu santa Resurrección.
Porque gracias al árbol de la Cruz
el gozo llegó al mundo entero.

Improperios
I 1
y
2: ¡
Pueblo mío! ¿
Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te saqué de Egipto;
tú preparaste una cruz para tu Salvador.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Hágios o Theós
2. Santo es Dios.
1. Hágios Ischyrós
2. Santo y fuerte
1. Hágios Athánatos, elèison himás.
2. Santo e inmortal, ten piedad de nosotros.
1 y 2: Yo te guié cuarenta años por el desierto,
te alimenté con el maná,
te introduje en una tierra excelente;
tú preparaste una cruz para tu Salvador.
1. Hágios o Theós
2. Santo es Dios.
1. Hágios Ischyrós
2. Santo y fuerte
1. Hágios Athánatos, elèison himás.
2. Santo e inmortal, ten piedad de nosotros.
1 y 2: ¿Qué más pude hacer por ti?
Yo te planté como viña mía
escogida y hermosa.
¡Qué amarga te me has vuelto!
Para mi sed me diste vinagre,
con la lanza traspasaste el costado
a tu Salvador.
1. Hágios o Theós
2. Santo es Dios.
1. Hágios Ischyrós
2. Santo y fuerte
1. Hágios Athánatos, elèison himás.
2. Santo e inmortal, ten piedad de nosotros.
II
1. Yo por ti azoté a Egipto y a sus primogénitos;
tú me entregaste para que me azotaran.
2.¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te saqué de Egipto,
sumergiendo al Faraón en el Mar Rojo;
tú me entregaste a los sumos sacerdotes.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo abrí el mar delante de ti;
tú con lanza abriste mi costado.
2.¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te guiaba como una columna de nubes;
tú me guiaste al pretorio de Pilato.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te sustenté con maná en el desierto;
tú me abofeteaste y me azotaste.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te di a beber el agua salvadora
que brotó de la peña;
tú me diste a beber hiel y vinagre.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo por ti herí a los reyes cananeos
tú me heriste la cabeza con la caña.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
1. Yo te di un cetro real;
tú me pusiste una corona de espinas.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido? ¡Respóndeme!
1. Yo te levanté con gran poder;
tú me colgaste del patíbulo de la cruz.
2. ¡Pueblo mío! ¿Qué te hecho,
en qué te he ofendido?
¡Respóndeme!
Himno a la cruz
1 y 2. Antífona
Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.
¡Árbol precioso, benditos clavos,
que llevan tan dulce carga!
Himno
1. Que canten nuestras voces
la victoria de este glorioso combate;
que celebren el triunfo de Cristo
en el nuevo trofeo de la cruz,
donde el Redentor del mundo
se inmoló como vencedor.
2. Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.
1. El Creador tuvo compasión de Adán,
nuestro padre pecador,
que al comer el fruto prohibido
se precipitó hacia la muerte;
y para reparar los daños de ese árbol,
Dios eligió el árbol de la cruz.
2. ¡Árbol precioso, benditos clavos,
que llevan tan dulce carga!
1. En el plan de nuestra salvación
estaba previsto de antemano
que los engaños del demonio
fueran desbaratados por Dios,
sacando el remedio de un árbol,
así como vino de un árbol el mal.
2. Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.
1. Por eso, cuando se cumplió
el tiempo señalado por Dios,
el Padre envió desde el Cielo
a su Hijo creador del mundo,
y éste revistiéndose de nuestra carne
nació del seno de la Virgen
2. ¡Árbol precioso, benditos clavos,
que llevan tan dulce carga!
1. Llora y gime el niño,
recostado en estrecho pesebre;
la Virgen Madre lo envuelve
con unos pobres pañales,
y así quedan atados
las manos y los pies de un Dios.
2. Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.
1. Al cumplir los treinta años
de su vida en este mundo,
el Redentor se entregó libremente
para sufrir su Pasión:
como un cordero fue elevado en la cruz,
inmolándose por todos.
2. ¡Árbol precioso, benditos clavos,
que llevan tan dulce carga!
1. Cuando ya estaba agotado,
le dieron a beber hiel;
las espinas, los clavos y la lanza
traspasaron su bendito cuerpo,
haciendo manar el agua y la sangre
que lavan la tierra, el mar y los astros.
2. Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.
1. Doblega tus ramas, árbol altivo,
ablanda tus tensas fibras,
suaviza la rigidez
que te dio la naturaleza,
y ofrece un apoyo más suave
a los miembros del Rey celestial.
2. ¡Árbol precioso, benditos clavos,
que llevan tan dulce carga!
1. Tú solo fuiste digno
de llevar la Víctima al mundo;
tú eres el arca que nos conduce
al puerto de la salvación;
tú fuiste empapado en la sangre divina
brotada del cuerpo del Cordero.
2. Esta es la cruz de nuestra fe,
el más noble de los árboles:
ningún bosque produjo otro igual
en ramas, flores y frutos.

Esta conclusión nunca debe omitirse:
1 y 2: ¡Demos gloria eterna
a la santa Trinidad!
¡Gloria igual al Padre y al Hijo,
gloria al Espíritu Santo!
Que todos celebren el nombre
de un solo Dios en tres personas. Amén.
21. Según las tradiciones de los pueblos y si
pastoralmente parece oportuno, puede cantarse el himno
Stabat Mater, según el Gradual Romano, o algún otro
canto alusivo a los dolores de la Santísima Virgen.


Tercera parte: Sagrada comunión

22. Sobre el altar se extiende el mantel y se coloca el corporal y el Misal. Luego el diácono, o en su defecto el mismo sacerdote, trae el Santísimo Sacramento desde el lugar de la reserva, por el camino más breve, mientras todos permanecen de pie y en silencio. Dos ministros acompañan al Santísimo Sacramento con cirios encendidos que luego colocan
junto al altar o sobre el mismo.
Después que el diácono ha colocado sobre el altar el Santísimo Sacramento y ha descubierto el copón, el sacerdote se acerca, hace genuflexión y sube al altar.

23. El sacerdote, con las manos juntas, dice en alta voz:
Fieles a la recomendación del Salvador
y siguiendo su divina enseñanza,
nos atrevemos a decir:
Extiende las manos y, junto con el pueblo, continúa:
Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

24. El sacerdote, con las manos extendidas, prosigue él solo:
Líbranos de todos los males, Padre,
y concédenos la paz en nuestros días,
para que, ayudados por tu misericordia,
vivamos siempre libres de pecado
y protegidos de toda perturbación,
mientras esperamos la gloriosa venida
de nuestro Salvador Jesucristo.
Junta las manos. El pueblo concluye la oración,
aclamando:
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

25. A continuación el sacerdote, con las manos juntas, dice en secreto:
Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre no sea para mí un motivo de juicio y condenación, sino que, por tu bondad,
sirva para defensa de mi alma y mi cuerpo
y sea remedio de salvación.

26. El sacerdote hace genuflexión, toma una hostia consagrada y, sosteniéndola un poco elevado sobre el copón lo muestra al pueblo, diciendo:
Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Dichosos los invitados a la cena del Señor.
Y, juntamente con el pueblo, añade:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa,
pero una palabra tuya bastará para sanarme.

27. Y comulga reverentemente el Cuerpo de Cristo.

28. Después distribuye la comunión a los fieles.
Durante la comunión se puede cantar el Salmo 21 uotros cantos apropiados.

29. Acabada la distribución de la comunión, un
ministro idóneo lleva el copón al lugar preparado especialmente fuera de la iglesia, o bien, si lo exigen las circunstancias, es colocado en el sagrario.

30. Según las circunstancias, se hace una pausa de sagrado silencio, luego el sacerdote dice la siguiente oración:

Oración después de la comunión
Oremos.
Dios todopoderoso y eterno,
tú nos has salvado con la gloriosa muerte y
resurrección de Cristo.
Mantén viva en nosotros la obra de tu misericordia,
para que, por la participación de este sacramento,
vivamos siempre dedicados a tu servicio.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.
31. Para despedir al pueblo, el sacerdote, de pie, mirando hacia el pueblo y con las manos extendidas sobre él, dice la siguiente oración:
Oración sobre el pueblo
Señor y Dios nuestro: te pedimos que descienda una abundante bendición sobre
tu pueblo, que ha celebrado la muerte de tu Hijo con la esperanza de la Resurrección.
Llegue a él tu perdón,
concédele tu consuelo,
acrecienta su fe
y asegúrale la eterna salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.
32. Y todos se retiran en silencio.
33. En el momento oportuno se despoja el altar,
quedando solamente la cruz y los cuatro candeleros.
34. Los que han participado de la solemne acción litúrgica de la tarde no celebran Vísperas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario