Solemnidad Inmaculada Concepción de María

Solemnidad Inmaculada Concepción de María
Solemnidad Inmaculada Concepción de María

martes, 28 de noviembre de 2017

“Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.


26 de noviembre 2017


Domingo XXXIV del tiempo 

ordinario


Solemnidad de Nuestro Señor 

Jesucristo, Rey del Universo

Celebró padre Raul Feres y concelebrada por el padre Jaime Salazar
Coro la Misión

Santuario Cenáculo de Bellavista



HOMILÍA



Evangelio de nuestro Señor Jesucristo 

según san Mateo 25, 31-46



Jesús dijo a sus discípulos:
Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y Él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquéllas a su derecha y a éstos a su izquierda.

Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me alojaron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”.

Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?”
Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

Luego dirá a los de su izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me alojaron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”.

Éstos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuando te vimos hambriento o sediento, forastero o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?”

Y Él les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”.
Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna.














ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 5, 12; 1, 6

El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza,  la sabiduría, la fuerza y el honor. A él pertenecen la gloria y el imperio para siempre.











SALMO RESPONSORIAL



























CONSAGRACION DEL PAN Y DEL VINO


















REZO DEL ÁNGELUS












Fotos y videos:Antonio Barbagelata Figari
Santuario Cenáculo de Bellavista

La Concepción, 7626 - La Florida 
Santiago - Chile 
Metro Línea 5 - Est. Vicente Valdés 
Metro Línea 4 - Est. Vic Mackenna