lunes, 21 de julio de 2014

Es, pues, un mutuo acercarse y buscarse. Sobre todo, es Él que me busca a mí.


En la Eucaristía de este domingo 20 de julio, recordamos los 50 años de la Pascua de Mario
Presidió la misa el padre Raul Feres





Madrecita, el momento que precede a la comunión es enteramente dinámico. Cristo desciende al altar, en la consagración, esto es, baja a buscar a los hombres, se pone en medio de ellos, y les llama, les atrae hacia Sí. Entonces, respondiendo a ese llamado, nos acercamos nosotros a nuestra vez, hasta el altar. Solo después de este acto nuestro de acercamiento  viene Él a nuestro corazón, y se unen allí la tierra con el Cielo, Es, pues, un mutuo acercarse y buscarse. Sobre todo, es Él  que me busca a mí. El sacerdote baja  con Él las gradas del altar,  y comienza a recorrer uno por uno a los comulgantes arrodillados ante el altar; sus pasos se acercan a mí, y yo lo siento como los pasos de Cristo que vienen a mí, y sólo puedo pensar y decirle: Señor, yo no soy digno de que tu vengas a mí. (Diario Mario Hiriart)












HOMILÍA




PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS











PEREGRINACIÓN A LA SEPULTURA DE MARIO



























































































No hay comentarios:

Publicar un comentario