Agosto mes de la Solidaridad

Agosto mes de la Solidaridad
Agosto mes de la Solidaridad

lunes, 20 de mayo de 2013

64 años de cobijamiento,transformación y envió

20 DE MAYO
1949-2013

Fecha del nacimiento del Santuario Cenáculo de 

Bellavista


Ella ha elegido tierra chilena para iniciar desde aquí una marcha victoriosa, de modo semejante a como lo hiciera desde el Schoenstatt originario. Ciertamente exige para ello que se cumplan las mismas condiciones... De este modo quiere llegar a ser la gran educadora del pueblo chileno.
La meta que ella persigue la ven ustedes arriba en el cerro: la característica de Santiago, la estatua de la Inmaculada. Y aquí abajo en el valle está el taller de formación, donde la gran educadora del pueblo y de los pueblos, quiere formar fieles imágenes de la Inmaculada..., donde lo divino irrumpe en lo humano, lo sobrenatural en el más acá, donde la Plena de Gracias, ejerce el poder sobre el corazón de su Hijo, y quiere obrar milagros de transformación espiritual, de cobijamiento y fecundidad para el pueblo y la patria...
Padre José Kentenich, extracto plática 20 de mayo 1949)








































































Sabemos que la fecha del nacimiento del Santuario Cenáculo de Bellavista, 20 de mayo de 1949, está íntimamente ligada a otras fechas importantes, sobre todo al 31 de mayo de aquel mismo año. Ese día el padre Kentenich depositó sobre el altar del recién inaugurado Santuario Cenáculo de Bellavista una carta decisiva en la historia de la Familia, que sería posteriormente  la causa de su destierro de 14 años, decretado por el Santo Oficio..



¿Que contenía esa carta. Hemos insistido mucho en que Dios, a través del Santuario de Schoenstatt, quiere vencer los males de nuestro  tiempo, cuya raíz, según el P, Kentenich, reside en aquella mentalidad que él ha llamado “mecanicista”. Para luchar contra dicha mentalidad- cuyo último producto histórico son las distintas oleadas colectivistas que  sacuden al mundo-suscitó Dios a Schoenstatt y a su Santuario. Desde 1914, la historia de Schoenstatt  ha sido la historia de la lucha contra ese mal. Ahora bien, para el Padre Kentenich, esa carta   del 31 de mayo de 1949, constituyó, a la vez, “la cumbre y el compendio de esa lucha.

Lo importante fue que, al depositar esa Carta sobre el altar del Santuario de Bellavista, el P. Kentenich dio a ese gesto un carácter profético: manifestó haber llegado, por distintas circunstancias, al convencimiento de que, a partir del aquel Santuario, desde el cual él iba a enviar ahora esa Carta tan importante, brotaría gracias especialísima destinadas justamente a llevar adelante y hacer triunfar esa misión y esa lucha sobre las que versaba su carta.

Bellavista nace, como vemos en un momento culminante dela historia de nuestra familia. En un momento en que el Padre se juega entero por la misión de Schoenstatt hacia afuera, hacia la Iglesia y el mundo.

Por eso el Padre Kentenich insiste, ese tiempo, en que Bellavista está llamada a ser un nuevo Cenáculo a partir del cual Schoenstatt de dará a conocer públicamente dentro de la Iglesia. Para hacer está afirmación se apoya también  en otro hecho que le parece muy significativo, a a la luz de la fe práctica en la Divina Providencia, la Provincia chilena  de hermanas Marianas, que habían sido las principales constructoras del Santuario de Bellavista, había escogido para sí, es decir, para la provincia y también para el Santuario, el ideal de “Cenáculo”. En realidad el mismo Padre Kentenich había intervenido de n alguna en  este proceso. Cuando el vino a Chile en 1947, Había ya una larga discusión entre las hermanas en torno a este tema, porque existía también otra corriente que se inclinaba más bien por  el ideal de “Betania”. Pensaban que el Santuario de Bellavista debía llegar a ser un lugar de oración muy tranquilo y lleno de interioridad, donde la gente fuera a buscar reposo espiritual, así como Jesús lo había hecho en Betania en la casa de Lázaro y de sus hermana Marta y María.

La otra corriente, en cambio, opinaba que este Santuario estaba llamado a ser un “Cenáculo”, desde el cual María enviaría a sus apóstoles a conquistar el mundo. Al final primó esta segunda corriente apoyada en cierto modo por el mismo P. Kentenich Por eso el 20 de mayo de 1949 se consagro el nuevo Santuario bajo el Ideal de “Cenáculo”

Inmediatamente, el P. Kentenich relacionó este ideal con todo lo que Schoenstatt estaba viviendo en ese momento de plenitud, especialmente con esa carta en que él daba como la voz de partida para iniciar las grandes luchas de Schoenstatt hacia el exterior. El ve, por un lado, que el Santuario de Bellavista nace justo en el momento en que la historia de la familia llega a una cumbre, en un momento en que Schoenstatt se abre a Iglesia y al mundo. Por eso anuncia que, desde ese Santuario va a surgir una corriente que retornará al Santuario original, llevándole abundantes bendiciones y ayudando a que el mensaje de Schoenstatt penetre la Iglesia y el mundo. Por otro lado, considera el ideal de Cenáculo  como una clara señal de Dios, y anuncia proféticamente que así como a partir del Cenáculo de Jerusalén el cristiano se dio a conocer al exterior de Palestina, así sucederá también con Schoenstatt  a partir de Bellavista, cuyo  Santuario se convertiría en el centro de un nuevo Pentecostés.

El día de Pentecostés había en Jerusalén gente de todas las naciones que, en número de varios miles, escucharon a los Apóstoles cuando éstos acababan de recibir el Espíritu Santo en el Cenáculo, por intercesión de María. Por obra de un milagro, cada uno entendió en su propia lengua el mensaje de Cristo que los apóstoles anunciaban. Así, éste se convirtió aquel día en mensaje para el mundo entero, irrumpiendo más allá de las fronteras de Palestina que pronto los mismos apóstoles cruzarían para levar el Evangelio a todos los pueblos. Algo semejante anuncia el P. Kentenich, sucederá desde Bellavista. El nuevo Santuario tiene una misión de Cenáculo y, desde él, Schoenstatt va a ser conocido en toda la Iglesia.
(Padre Hernán Alessandri M.)





Platica completa del Padre José Kentenich

No hay comentarios:

Publicar un comentario