Mes de la Solidaridad

Mes de la Solidaridad
Mes de la Solidaridad

sábado, 14 de julio de 2018

Mario, hermano, en Bellavista tú fuiste primer racimo de la vendimia.


SIERVO DE DIOS MARIO HIRIART PULIDO
54 AÑOS DE SU PASCUA



El Señor Dios que nos escucha con fidelidad, nos sigue señalando el camino. Se lo confió a Mario, y hoy nos invita a construir con amor una tierra, una sociedad nueva. “Para hacer del amor afectivo un amor efectivo”, diría Mario. El mundo hoy necesita eficaces respuestas y, para eso, hay que involucrarse, como él mismo lo dijo y lo hizo:

“Ven, hijo mío,
deja tu tierra,
ven y construye”

Mario continúa aquí “vestido como las semillas”, y se queda todo el tiempo como hermano y compañero de camino. Vamos a dar gracias a Dios por él y a invocarlo en nuestra ayuda.












Madrecita: tú eres el perfecto Cáliz; junto con ser Madre de Cristo te desposaste con el Espíritu Santo, entregando todo tu amor con perfecta exclusividad para Él. Te ruego Madrecita, Tú  que eres mi camino y  mi guía, condúceme hacia lo más hondo del corazón  de tu Hijo.
(Diario IV-36,2.9.57) Mario Hiriart









                                         Hondo en tierra joven

Hondo en tierra joven,               
hondo y urgido silencio,                 
hondo, la historia hecha roca,                     
y en lo más alto,                  
la fidelidad hecha viento.

                                                                                
Virgen de la Aurora,                                            
la Alianza primera                                            ,
es la llama reciente primera                                        
de Schoenstatt.

                                               
Virgen de la Aurora                                                
tu voz nos llama                                                   
a cruzar los confines:
“Ven, hijo mío,                                                             
deja tu tierra,                                           
ven y construye.       
                           
                                                                
Mano ofrendada,                                    
mano abierta y presente,                                    
canto y manos estrechadas                         .
para construir con amor
la ciudad sobre el monte.        


                            
                                                                              
Mario Hermano

Sin lagar no hay vino,
el trigo debe ser triturado.
Sin tumba no hay victoria,
sólo el morir gana la batalla.

Mario, hermano,
en Bellavista tú fuiste
primer racimo de la vendimia,
espiga hecha pan,
primera semilla enterrada,
y de tu pecho hoy nos crece
una gloriosa bandera.

Mario, hermano,
tu débil copa de greda
fue transformada junto al santuario
en vivo cáliz de Dios,
que sobre el altar silencioso
de tu luchar cotidiano
se alzó en ofrenda de Alianza.

Mario, hermano,   en Bellavista, María
formó tu llama del Fuego Santo de un nuevo Pentecostés, y ardiendo en tu marcha hacia el Padre se hizo tu llama una antorcha, que alumbra a América entera.





Mis hermanos de Schoenstatt

Mis hermanos de Schoenstatt
forjadores de reinos,
caballeros cruzados
de la reina del cielo

Porque sé que te apremia
un mensaje de lo alto,
en misión victoriosa
marcharé a su lado

Marchare con ustedes
y las rutas fragosas.
retumbarán al paso
ligero de mis botas


Trepará con ustedes
la montaña más alta,
y allá, cerca del cielo,
alzaremos la carpa

Bajos soles quemantes,
bajo lluvias y vientos,
en la pena y el gozo
me veras siempre enhiesto

Marcharé con ustedes
hacia el reino futuro,
y aunque todo se oponga
ha de ser nuestro mundo



ENLACES DE INTERES
MARIO SERÁ PRONTO VENERABLE?

Texto Amelia Peirone-Mario Hiriart
Fotos y audiovisión Antonio Barbagelata Figari

Su sepultura Santuario Cenáculo de Bellavista.




No hay comentarios:

Publicar un comentario